3216965068_b605a5f168

@Talanoticias/BlogEtza.

Amatitán, a la buena de Dios

Un joven de 28 años quedó atrapado en un incendio dentro de su domicilio. Padecía de ataques epilépticos. Los gritos de auxilio alertaron a los vecinos que, con cubetas llenas de agua, lograron extinguir el siniestro. Momentos más tarde llegó el equipo de servicios médicos municipales (dos personas) y elementos de seguridad pública. Ocurrió en Amatitán, Jalisco la noche del pasado 20 de julio.

En una ambulancia del municipio de Tequila el afectado fue trasladado al Antiguo Hospital Civil, donde horas después falleció debido a las quemaduras en 90 por ciento del cuerpo.

Hasta aquí la historia podría formar parte de la cifra de accidentes ocurridos a diario en el Estado, la diferencia radica en que existe una cadena de sucesos que inicia en los más altos niveles de la administración pública y termina con la muerte de una persona.

En Amatitán no existe el equipo necesario para combatir incendios, sólo tres personas trabajan en el área de Protección Civil y cuatro están asignadas a la atención de servicios médicos, dos en cada turno. Son casi 15 mil habitantes los que se encuentran en la vulnerabilidad que deja la falta de trabajo, voluntad política y el cuestionado (o nulo) manejo de recursos públicos.

En uno de los siete municipios gobernados por el PRD en Jalisco, los responsables de la atención médica y de emergencias se trasladan en patrullas, los policías los llevan, se auxilian de personal de El Arenal y Tequila que están en promedio a diez minutos de distancia y las únicas pipas cercanas llegan desde Tala que se encuentra a 28 kilómetros ¿se imagina a qué hora llegan?

Vecinos que combatieron el fuego y personal médico coincidieron en que si hubiera existido el equipo necesario —básico en cualquier municipio— se habría podido rescatar antes al joven.

Amatitán se encuentra en una de las regiones más prolíficas para los ingresos de empresarios, pero alejada de la atención y beneficios que genera el turismo en el municipio de Tequila.

Los habitantes llevan la peor parte al estar gobernados por una débil fuerza política en Jalisco, que no es similar a la del Gobierno estatal y federal y que al final son un ejemplo lamentable del poco interés que merecen por parte de cualquier autoridad.

Si Amatitán está en una región que genera millones de pesos al año a los tequileros ¿por qué no pensar en “invitarlos” a donar un camión de bomberos entre todos? ¿En dónde está la conciencia de los que representan a 15 mil personas en estas condiciones?

La amenaza de que más vidas se pierdan por un acceso digno a la salud y seguridad social es latente, peor con tragedias que se pueden evitar si la sensibilidad humana estuviera por encima de cualquier interés político. Claro, el muerto fue otro.
Opinión de Gabriela Hernández publicado por el periódico El Informador.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más Por Mauricio
Load More In Policial Region
comentarios estan cerrados

también puedes ver

Un cementerio espeluznante

​ El Panteón de Mezquitán albergará el espectáculo ‘Nightmares, recorrido del terror…