Neurocientíficos chinos han logrado clonar por primera vez a un primate con la misma técnica que se empleó para la oveja Dolly: la transferencia nuclear de células somáticas. Como resultado han nacido Zhong Zhong y Hua Hua, dos pequeños macacos que todavía toman el biberón y juguetean en el laboratorio..

En el Instituto de Neurociencia de la Academia China de Ciencias, en Shanghái, han nacido los primeros primates clónicos mediante transferencia nuclear de células somáticas, el mismo método que se usó para crear la oveja Dolly hace más de veinte años.

Se trata de dos macacos de cola larga genéticamente idénticos, a los que los investigadores han bautizado como Zhong Zhong y Hua Hua, por el adjetivo chino ‘zhonghua’, que significa pueblo o nación china. Nacieron, respectivamente, hace ocho y seis semanas.

Según sus creadores, se abre la posibilidad de investigar con poblaciones personalizables a la carta de monos genéticamente iguales

Este nuevo hito en clonación se presenta esta semana en la revista Cell y, según los autores, convierte en realidad la posibilidad de investigar con poblaciones personalizables a la carta de monos genéticamente iguales.

“Hay muchas preguntas sobre la biología de los primates que se pueden estudiar con este nuevo modelo”, destaca Qiang Sun, coautor y director del centro de investigación de primates no humanos del Instituto de Neurociencia chino.

“Puedes producir monos clónicos con el mismo background genético, excepto el gen que hayas manipulado –continúa Sun–. Así se generarán modelos reales para analizar no solo enfermedades cerebrales con una base genética, sino también otras como las del sistema inmunológico, los trastornos metabólicos o el cáncer, permitiéndonos probar la eficacia de los medicamentos en estas condiciones antes de su uso clínico”.

Zhong Zhong y Hua Hua no son los primeros clones de primates. El honor lo ostenta Tetra, un mono rhesus nacido en 1999 a través de un método de clonación más simple llamado división del embrión. Así es como surgen los gemelos de forma natural, pero con esta técnica solo se pueden generar hasta cuatro descendientes a la vez.

Sin embargo, Zhong Zhong y Hua Hua son el producto de la transferencia nuclear de células somáticas (SCNT, por sus siglas en inglés), en la que los investigadores extraen el núcleo de un óvulo y lo reemplazan por otro capturado de células corporales diferenciadas. Este óvulo manipulado se convierte luego en un clon del individuo que haya donado el núcleo de sustitución.

La ayuda de moduladores epigenéticos

Los núcleos diferenciados de células de mono, en comparación con los de otros mamíferos como ratones o vacas, han demostrado ser muy resistentes a la SCNT. Sun y sus colegas lo consiguieron gracias, sobre todo, a la introducción después de la transferencia nuclear de una serie de moduladores epigenéticos, encargados de activar o desactivar los genes que inhiben el desarrollo embrionario.

También se usaron células de donante adulto, pero los clones resultantes vivieron solo unas pocas horas después del nacimiento

Los científicos encontraron que su tasa de éxito aumentaba cuando transferían núcleos tomados de un tipo de células fetales diferenciadas, como los fibroblastos, un tipo de célula del tejido conectivo. Zhong Zhong y Hua Hua son clones de los mismos fibroblastos fetales de macaco.

Durante los experimentos también se usaron células de donante adulto, pero los clones resultantes vivieron solo unas pocas horas después del nacimiento. “Probamos varios métodos diferentes, pero solo uno funcionó”, dice Sun, quien reconoce que hubo muchos fallos antes de encontrar la fórmula adecuada para clonar un mono.

El primer autor del estudio, Zhen Liu, un becario posdoctoral, pasó tres años practicando y optimizando la técnica SCNT. Probó varios métodos para eliminar de forma rápida y precisa los materiales nucleares del óvulo y facilitar la fusión del núcleo donante. Con la ayuda de los moduladores epigenéticos, que reactivaban los genes suprimidos en el núcleo diferenciado, logró tasas mucho más altas de desarrollo embrionario y embarazos subrogados en las monas de acogida.

“El procedimiento SCNT es bastante delicado, por lo que cuanto más rápido lo hagas, menos daño tendrá el óvulo, y el doctor Liu tiene un talento natural para hacer esto”, señala Mu-ming Poo, coautor del estudio y director del Instituto de Neurociencia. “Se requiere mucha práctica. No todos pueden realizar el proceso de enucleación y fusión celular de forma rápida y precisa, y probablemente la optimización del procedimiento de transferencia nos haya ayudado enormemente a lograr este éxito”.

Consolidar la técnica y la ética

Los científicos chinos continuarán mejorando la técnica, además de hacer un seguimiento del desarrollo físico e intelectual de Zhong Zhong y Hua Hua. De momento estos ‘bebés’ clónicos se alimentan con biberón y crecen normalmente, como otros monos de su edad. En los próximos meses se espera que nazcan más de estos macacos.

Según el equipo, su laboratorio sigue estrictas pautas internacionales para la investigación de los animales, de acuerdo con lo establecido por los Institutos Nacionales de Salud de EE UU. Aun así, Sun y Poo animan a la comunidad científica a debatir sobre las prácticas que deberían o no ser aceptables cuando se trata de la clonación de primates no humanos: “Somos muy conscientes de que la futura investigación con primates no humanos en cualquier lugar del mundo depende de que los científicos sigan normas éticas muy estrictas”.

Referencia bibliográfica:

Zhen Liu, Qiang Sun et al. “Cloning of Macaque Monkeys by Somatic Cell Nuclear Transfer”. Cell 172, 1–7, febrero de 2018.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más Por Redacción
Load More In Ciencia y Tecnológia
comentarios estan cerrados

también puedes ver

Desde hoy el kilo dejará de ser lo que conocemos

ABC.ES/MadridActualizado:16/11/2018 11:07h Cuando cualquiera pide un kilo de naranjas en l…