Al ser mujeres, hemos a lo largo de nuestras vidas escuchado diversos comentarios hacia nuestra persona, especialmente cuando estamos menstruando, entre algunos son que estamos “locas”, “hormonales” o que somos unas “brujas”.

Desde pubertas, nuestra menstruación está llena de tabúes y dolores, que nombramos SPM o Síndrome Pre Menstrual, ¿qué es? La consecuencia de no respetar nuestro cuerpo y la necesidad de éste de subir y bajar, simplemente de sentir, más adelante les platicaré por qué lo digo.

Esto lo empecé a conocer asistiendo a un círculo de mujeres, un taller o grupo de terapia femenina, como quieran llamarle… Gaby, la terapeuta comenzó a quitarme una venda de los ojos y a descubrir las bondades de ser mujer, algo que le agradezco, porque yo era la primera fanática en sufrir física y emocionalmente al por mayor mi menstruación.

Las mujeres somos cíclicas, como la LUNA, sí, somos lunáticas porque experimentamos a lo largo del mes 4 fases que Miranda Grey nos da a conocer en su libro “Luna Roja”:

DONCELLA -Luna Creciente-
Es la fase que va desde el fin de nuestro sangrado hasta el comienzo de la ovulación, es la fase donde nos sentimos radiantes, dinámicas, confiadas y llenas de energía, por ende, es el momento idóneo para iniciar o implementar nuevos proyectos.
En esta fase, las mujeres no somos fértiles y acabamos de terminar nuestra menstruación, nos sentimos con muchas ganas de vivir porque precisamente la menstruación nos hace una limpieza física y emocional, que nos hace renacer cada cierto tiempo.

MADRE -Luna Llena-
Es la fase de la ovulación, en la que nos sentimos mujeres sensibles, amorosas, protectoras y capaces de asumir responsabilidades (incluso de otros), centramos nuestra atención en los demás antes de nosotras mismas, seguimos llenas de energía y en esta fase es cuando más disfrutamos las relaciones con los demás, somos madres que nutrimos y damos vida a nosotras y a nuestro prójimo. Cabe destacar, que en esta fase nuestra creatividad y sexualidad están exaltadas al por mayor, nos sentimos sensuales y cachondas, es cuando más desenfrenadas nos sentimos (y está bien, es parte de ser persona, vive tu sexualidad en plenitud y dale rienda suelta a tu sentir, experimenta y sobre todo, goza).

HECHICERA -Luna Menguante-
Es la fase premenstrual que va desde la ovulación (madre) hasta la menstruación… Es la fase en la que nuestra conciencia e intuición aumentan, pero nuestras hormonas disminuyen y eso es lo que nos hace tener distintos síntomas como dolor de cabeza, senos sensibles, irritabilidad, cansancio, retención de líquidos, etcétera.
Es la mejor etapa o fase para hacer contacto con nuestro interior, en el que, por naturaleza, tenemos pérdida progresiva de energía física, sin embargo nos sirve para examinar nuestra propia vida y es la mejor oportunidad para el autoconocimiento, donde estamos más sensibles a nosotras mismas. Es un buen momento para descansar, relajarnos, dedicarnos y conectarnos con nosotras mismas.

BRUJA -Luna Nueva-
¡Sí somos brujas! Y sintámonos orgullosas de ello. Somos brujas cuando estamos menstruando.
Es una fase de introspección (reflexión hacia nuestro propio ser), momento de frenarnos y dormir, es cuando más lentas estamos tanto física como mentalmente (y no es malo aunque así nos han hecho creer) se hace limpieza de todo lo que ha pasado durante nuestro mes, es una etapa de destrucción en la que eres totalmente sincera contigo misma (puedes aprovecharlo para saber que es lo que realmente te molesta y que es lo que realmente te gusta), destruimos para volver a renacer siendo doncellas.
Ser mujer es maravilloso y la menstruación es un regalo, porque tenemos la mayor oportunidad de tener contacto íntimo con nosotras mismas, de conectarnos.
Es sumamente importante aceptar nuestra menstruación para poder vivirla en armonía, aceptar que es, que nuestro ritmo se hace lento, que nos sentimos pesadas físicamente y adoloridas, pero al aceptarlo y tomar conciencia, se hace más llevadero.


¿Para qué nos sirve saber esto? Para empezar para respetarnos a nosotras mismas, darnos la oportunidad de sentir, es decir, si te sientes cansada, no dudes en descansar, porque muchas veces nos forzamos a querer cumplir compromisos que no son indispensables, sin embargo, lo hacemos, cuando el primer compromiso debe ser con nosotras mismas.

Lo más hermoso es entender que las mujeres somos cíclicas como la luna, y es parte del ser y del vivir.

Te invito a observar, sentir, experimentar y vivir tu ciclo menstrual con todas sus fases.


Hay mucho más que aprender, trabajar y leer, pero si te gustó el artículo, compártelo para que más mujeres inicien el conocimiento de sí mismas (y me apoyarás para poder seguir expresándome con todo mi amor).

También si te interesa asistir al círculo de mujeres, puedes escribirme un mensaje privado o inbox en mi página de Facebook para pasarte los datos de éste (es en Zapopan, Jalisco).

Ojalá al leer esto se emocionen tanto o mucho más, que yo… ¡Abrazos vibrantes de cariño chuladitas de mi corazón!

Recuerda seguirme como “Mundo Mujer” en Facebook @soymundomujer o directo en el enlace fb.me/soymundomujer

Cargar más artículos relacionados
Cargar más Por Lesly Partida
Load More In Mundo Mujer
comentarios estan cerrados

también puedes ver

Feminicidios en cifras rojas: El miedo de ser niña y mujer en México. Botón de pánico #NiUnaMenos.

Las cifras de crímenes contra niñas y mujeres lamentablemente siguen aumentando en nuestro…