El día de ayer, el Cabaret Maldito abrió sus puertas para todos los tapatíos pecadores, golfos y lujuriosos.

“Bienvenidos a la casa del pecado”, dijo una voz que retumbó en todo el Teatro Diana, mientras se veía caminar en el escenario a un ángel de alas negras, hombres sufriendo latigazos, y seductoras mujeres en tacones de aguja.

La voz nos preguntó que si estaríamos dispuestos a vender nuestras almas al diablo a cambio de fama, poder, sexo y fortuna… “¡Pequen malditos!”, gritó la voz para apagar las luces y dar paso a la siguiente escena.

Un trono que estaba justo en el centro dió vuelta y apareció Suso Silva, director y actor de este gran show, donde da vida a Lucifer… o como se autodenominó: “La bestia” ó “666”, y presentó a algunos miembros de su cabaret. Después subió a una asistente al escenario e interactuó con un hombre “calvo”, al cual bautizó con la lengua. Si, lamió su cabeza.

Así inició Cabaret Maldito, parte final de la trilogía-espectáculo español “Circo de los horrores” que fusiona circo, teatro y en esta ocasión, cabaret.

Los siguientes actos constaron de acróbatas voladores, musicales con las “perras infernales” (destacando la adaptación en español de la canción “Beautiful” de Christina Aguilera); y diálogos cómicos y picantes de un travesti que, utilizó varios elementos de nuestra ciudad para hacer reír a los asistentes, haciendo referencia a las Farmacias Guadalajara, Conalep, Suburbia, Wal mart, incluso mencionó al famoso jabón “Rosa Venus”.

Después aparecieron en escena 2 patinadores que pusieron los nervios de punta al hacer peligrosas piruetas en una pista circular, al igual que un cuchillero que nos demostró su excelente puntería incluso con los ojos tapados.

Luego apareció un orador, que aunque primero intentó convencer a los asistentes de evitar el lado obscuro (haciendo referencias graciosas a la realidad política que vivimos en esta época de elecciones, y mencionando a los “chairos”); después se transformó y caminó entre las filas, intentando “seducir” a varias de las personas sentadas.

Después, a ritmo de la rockera canción “Lay your hands on me”, un musculoso hombre hizo un asombrante acto con sogas, y atravesó con cuchillos y fuego a una bailarina que estaba dentro de una caja.

Una contorsionista “teibolera” que usó un tubo para sus movimientos y un sensual striptease por parte de una mujer enfundada en un brillante vestido rojo; fue lo que puso a los varones a aplaudir con euforia. Después Lucifer puso a gemir a varias féminas del público, lo que aumentó el calor dentro  del teatro.

“Gracias por vendernos su alma una noche más”, exclamó Lucifer al tiempo que se despedía junto a su séquito con el musical “Un diablo en mi”, dando por terminado el show de aproximadamente 2 horas.

¿De verdad se lo piensan perder? Aún quedan 2 fechas de este diabólico show en nuestra ciudad:

4 y 5 de mayo en el Teatro Diana

 Boletos: www.circodeloshorrores.com y www.ticketmaster.com.mx

¡Chequen la galería!

This slideshow requires JavaScript.

 

Reseña: Andrea Tello

Fotografía: Ana Paula Jiménez

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más Por AndreaMcCormick
Load More In Deportes y Espectaculos
comentarios estan cerrados

también puedes ver

¡La Kermes más grande de México!

Por segunda ocasión, llega LA KERMES MX, festival que busca rescatar las tradiciones mexic…