Home Información Nacional Acontecer Político Nacional Ernesto Zedillo: “seguí una política equivocada en drogas”

Ernesto Zedillo: “seguí una política equivocada en drogas”

9 min read
Comentarios Desactivados en Ernesto Zedillo: “seguí una política equivocada en drogas”
26
386

Interesante declaración del expresidente mexicano durante la presentación del informe Regulación: el control responsable de las drogas, publicado por la Comisión Global sobre Políticas de Drogas en la Ciudad de México. Según parece, continuar la apuesta por la prohibición y las consecuencias que esto ha tenido en América Latina está amplificando las posturas en favor de una regulación.

 

Resalta aún más la declaración de Ernesto Zedillo ya que, casi en simultáneo, el actual secretario del exterior, Luis Videgaray Caso, respaldó el combate a la epidemia y el desmantelamiento de la producción de drogas que el presidente Donal Trump manifestó como el Llamado Global a la Acción sobre el Problema Mundial de las Drogas, en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas.

 

Tiene tiempo que Zedillo junto con otros titulares ejecutivos como César Gaviria (Colombia), Fernando Henrique Cardoso (Brasil) o Ruth Dreifuss (Suiza) han promovido públicamente un cambio en las políticas nacionales sobre las drogas. Muchos medios y la opinión general lo asume como una vía libre para la legalización, pero lo que en primera instancia debe ser resuelto es la regulación sobre la producción, comercialización y posteriormente la legalización del consumo.

 

Regular o legalizar, ¿cuál es la diferencia? Hay que reconocer que desde el periodo de Felipe Calderón existe una garantía de consumo personal perfectamente legal, que establece la cantidad y uso que el individuo puede darle a la posesión. Al interior del fuero de un hogar o en la integridad de la persona, las drogas de menor impacto son toleradas en nuestro país.

 

Los problemas inician cuando por sentido común y como por el marco legal que gobierna a la sociedad, la producción y comercialización masiva de estas sustancias supera por mucho la justificación de un consumo personal o incluso colectivo. Esta actividad deja de ser un consumo para volverse comercialización, y como toda actividad económica debe contar con una regulación para reconocerla como formal, legal y quizá hasta legítima. Esto último es el reducto por el cual el narcotráfico genera ganancias millonarias y que ningún gobierno ha conseguido afectar para disminuir su poder.

 

¿México tiene un problema de adicciones?, los estudios y estadísticas demuestran que no. Ni al 1% de la población podemos llegar acumulando las cifras de drogas duras y blandas consumidas. El alcohol y el tabaco superan por mucho los márgenes de adicción. Desafortunadamente la adicción que generan las sustancias de impacto sí son de una magnitud y tratamiento superior a lo demás.

 

Desafortunado también es que la ubicación geográfica con los Estados Unidos nos hace el sitio de tránsito por le cual el precio de las drogas se dispara exponencialmente al cruzar la frontera. Si bien el tránsito de la cocaína de Suramérica, el opio de Afganistán que no alcanza a llegar y algo de marihuana sembrada en nuestro territorio deja reducidos márgenes de adictos en su camino (aunque sí demasiados fallecidos con violencia).

 

Revisemos un ejemplo del tránsito de la coca desde Colombia hasta Estados Unidos:

 

  1. 350 kilos de hoja seca de cocaína tiene un valor en Colombia de $385 dólares.
  2. 1 kilo de cocaína procesada equivale a $800 dólares.
  3. Al salir de Colombia ese mismo kilo de coca ahora vale $2,200 dólares.
  4. Cruzando la frontera el precio se dispara a $14,500 dólares.
  5. En manos de mafias en territorio estadounidense, el precio escala a $19,500 dólares.
  6. En la calles de Los Ángeles o Nueva York, ese kilo de cocaína alcanzó los $78,000 dólares.

 

Casos como Colorado donde la regulación y liberalización del cannabis está dejando millones en ganancias nos hace recelar la doble postura del gobierno estadounidense. Legalizando incrementalmente sustancias en su interior pero encomiando a los gobiernos de nuestra región a continuar el prohibicionismo (asumiendo implícitamente la carnicería en que nos mantiene).

 

No existe una respuesta simple a un problema tan complejo. Los resultados de la política de la persecución posterior a la Segunda Guerra Mundial están por demás comprobados. ¿Qué alternativas probadas y no probadas podemos llevar a cabo? Zedillo bien cuenta con el beneficio de la duda en este tema y las propuestas de su grupo están debidamente ensambladas como para considerarlas una política pública.

 

Sin embargo, qué fácil es aconsejar cuando ya no es uno el responsable de semejante decisión.

 

#CreemosCambio

Maestro politólogo, consultor independiente y asesor político

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más Por Rodrigo Mariaud
Load More In Acontecer Político Nacional
comentarios estan cerrados

también puedes ver

¿Por qué sonríe Javier Duarte?

Anoche nos enteramos que el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa fue condenado…