Home Información Nacional Acontecer Político Nacional ¿Por qué sonríe Javier Duarte?

¿Por qué sonríe Javier Duarte?

6 min read
Comentarios Desactivados en ¿Por qué sonríe Javier Duarte?
20
384

Anoche nos enteramos que el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa fue condenado a nueve años de prisión por los delitos de asociación delictuosa y operaciones con recursos de procedencia ilícita. En la audiencia celebrada en el Reclusorio Norte de la Ciudad de México, un juez federal dictó sentencia en el marco de -juicio abreviado- debido a que los delitos que le son imputados no son considerados graves.

 

Como parte de la penalización, la autoridad judicial ordenó el pago de una multa por $58 mil pesos, el decomiso de 41 bienes que incluyen 21 terrenos y 20 inmuebles que en lo individual pueden alcanzar el valor de $45 millones de pesos. Márgenes de recuperación bastante menores a las 90 propiedades que los Duarte adquirieron en México, Estados Unidos y España. Vaya, tan solo la mansión que Karime Macías en Coral Gables (Miami) vale $7 millones de dólares. La multa y la enajenación judicial son cacahuates en comparación.

 

La clave para apreciar el fallo en contra de Duarte está en el cambio de estrategia de la Procuraduría General de la República intercambiando la acusación de delincuencia organizada por los dos mencionados previamente. La herida en el orgullo de la fiscalía abierta por Elba Esther Gordillo sigue abierta y el instinto nos dice que veían venir otra vergonzosa liberación.

 

La infame pareja Duarte es una se las insignias de la corrupción permitidas durante la administración de Enrique Peña Nieto. No solo es lamentable enterarnos semana a semana del descubrimiento de más fosas clandestinas donde cuerpos sin identidad fueron sepultados, indigna aún más el descaro que caracterizó su gobierno en la entidad costera. Parece increíble la falta de escrúpulos de sus funcionarios para haber sustituido sueros de quimioterapia por agua destilada… sin palabras.

 

Si la jugada de la PGR fue asegurar un resultado antes que la restitución, la impartición de justicia y un golpe imparcial de institucionalidad, sinceramente bien pudieron haberlo liberado. La sensación de injusticia prevalece por encima de la sentencia que recién conocimos. Si realmente se hubieran acercado a una pena equivalente al enriquecimiento criminal del que se beneficiaron, los años en la sentencia debieron ser los mismos que las planas escritas por la señora Macías para atraer la abundancia.

 

La conclusión del juicio a Javier Duarte dejará otro vacío en la historia de la (in)justicia política. Como vacíos están también los estrados para César Duarte, Tomás Yarrigton, Mario Villanueva, Andrés Granier o Roberto Borge quienes seguramente correrán con la misma suerte: “usted disculpe, es libre para retirarse”.

 

Preguntas para cerrar, ¿quién en su sano no considera graves los delitos de Duarte?, ¿y por qué diablos sonríe?

 

#CreemosCambio

Maestro politólogo, consultor independiente y asesor político

 

Cargar más artículos relacionados
Cargar más Por Rodrigo Mariaud
Load More In Acontecer Político Nacional
comentarios estan cerrados

también puedes ver

Ernesto Zedillo: “seguí una política equivocada en drogas”

Interesante declaración del expresidente mexicano durante la presentación del informe Regu…