El testimonio de Jesús Reynaldo Zambada, de 57 años, hermano de Ismael “El Mayo” Zambada llegó el segundo día del juicio por tráfico de drogas de Guzmán en el tribunal federal de Brooklyn.

Jesús Zambada, quien fue extraditado a los Estados Unidos desde México en 2012 y está cooperando con las autoridades de los Estados Unidos, ofreció una mirada al funcionamiento interno del cartel, que según los fiscales ha ganado miles de millones de dólares vendiendo cocaína, heroína, marihuana y metanfetamina.

Guzmán, de 61 años, enfrenta 17 cargos criminales y cadena perpetua si es declarado culpable. Su abogado, Jeffrey Lichtman, dijo a los jurados en su declaración de apertura que Ismael Zambada era el líder del cartel y que Guzmán era un simple chivo expiatorio.

Jesús Zambada, quien tiene un título universitario en contabilidad, declaró que se involucró por primera vez en el cartel en 1987 cuando desarrolló un sistema de contabilidad para recolectar dinero de los compradores de cocaína en los Estados Unidos. Dijo que permaneció en la organización hasta que fue arrestado por las autoridades mexicanas en 2008. Para entonces, dijo, la organización estaba dirigida en gran parte por su hermano, que sigue en libertad, y por Guzmán.

Zambada dijo que su trabajo incluía recibir envíos de cocaína de varias toneladas desde Colombia en un barco en una playa de Cancún y supervisar un almacén en la Ciudad de México donde se almacenaba cocaína antes de ser contrabandeada a Estados Unidos.

Hablando con calma y vestido con ropa azul y naranja de la prisión, dijo a los jurados que la cocaína se transportaba en camiones cisterna de gasolina, parcialmente llenos de gasolina para evitar la detección, hasta los puntos de cruce en la frontera de los Estados Unidos.

Zambada también profundizó en el financiamiento de acuerdos transfronterizos de drogas, explicando que los líderes de nivel superior y medio del Cartel de Sinaloa juntarían dinero para invertir en envíos desde Colombia. Cada inversión, dividida en partes iguales con los proveedores colombianos, podría generar decenas de millones de dólares en ganancias, dijo.

Zambada dijo que su hermano y Guzmán invirtieron conjuntamente en envíos de toneladas múltiples en la década de 2000. Ofreció algunos otros detalles sobre Guzmán, aunque dijo que había hablado con él varias veces por teléfono. En la corte, Guzmán se sentó en una mesa con sus abogados escuchando el testimonio y sin mostrar emoción alguna.

Se espera que Zambada continúe testificando el jueves. Es el primero de varios ex asociados de Guzmán en virtud de acuerdos de cooperación que se espera que testifiquen en el juicio, que se espera que dure hasta cuatro meses.

Con información de Reuters.

Cargar más artículos relacionados
Cargar más Por Redacción
Load More In Información Justicia
comentarios estan cerrados

también puedes ver

PEQUEÑOS PRODUCTORES DE LECHE ESPERAN QUE LICONSA LES COMPRE MIL MILLONES DE LITROS EN 2019

· Existe infraestructura ociosa en el sector de pequeños y medianos productores, posible d…