Connect with us

OPINION

En la opinión de Irving Gatell

Published

on

El tema del avión no es tan intrascendente como parece. No es una cortina de humo para ocultar la ineficacia del gobierno en otros aspectos, como los feminicidios o la falta de medicamentos contra el cáncer. Eso del avión tiene un trasfondo terrible. Pásale y te platico…

Lo más evidente es que el asunto del avión presidencial exhibe a López como un mentiroso en quien no se puede confiar. Lleva más de un año prometiendo vender un avión que no es suyo. Es de Boeing y México lo tiene bajo un contrato de arrendamiento que se sigue pagando.

Eso significa que México sigue tirando dinero por pagar el arrendamiento del avión, más el arrendamiento del lugar donde está arrumbado, y sin sacar ningún beneficio de ello. Pero López vive prometiendo que con el dinero de la venta hará feliz a todo México.

Eso exhibe otra faceta terrible del presidente: Además de mentiroso, es un manipulador inmisericorde. Aprovecha que hay millones de mexicanos urgidos por tener algo a qué aferrar su esperanza, y les vende un cuento patético para asegurar sus votos.

Según este cuento, la «compra» del avión fue un gasto criminal, oneroso e injusto, y López es el justiciero que va a recuperar ese dinero para devolvérselo al pueblo. En realidad, López es quien ha gastado más dinero en eso, y en ese contexto se le ocurre lo de la rifa.

¿Por qué la rifa? Porque ya no le funciona el cuento de que quiere vender el avión. Entonces propone una estrategia en la que va a hacer que el pueblo de México PAGUE DOS VECES por ese avión. Una, la renta que se paga con nuestros impuestos; dos, los boletos de la rifa.

Para ello tenía que violar la ley: La Lotería Nacional NO PUEDE hacer sorteos en especie. Es decir, sólo puede sortear dinero. Entonces López cambia el plan: No va a rifar el avión, sino 100 premios de 20 millones de pesos, equivalentes al precio del avión.

Seamos claros: No va a rifar el avión porque no puede. El avión es de Boeing. Entonces, hemos llegado a la rifa de un avión en la que no se rifa ningún avión, sino el dinero que se junta con los boletos de la rifa. Es decir, es una vulgar tanda que no involucra aviones.

O sea: López sigue mintiendo y vendiéndole una esperanza espuria a la gente que está urgida por aferrarse a algo. Pero para vender esa esperanza, todo mundo tiene que colaborar comprando su cachito de Lotería para financiar 20 premios millonarios.

¿Qué probabilidades de éxito tiene el plan? Son prácticamente nulas. La Lotería imprime 60 mil series de 20 boletos para cada sorteo. Es decir, 1.2 millones de boletos. De esos, difícilmente se vende la mitad. López quiere vender 6 millones de boletos. Misión imposible.

Pero hay más: Los boletos normales de Lotería cuestan 40 pesos el cachito. López lo quiere vender a 500. O sea: Es la peor estrategia posible. Por eso López ha tenido que recurrir a otra estrategia: La extorsión. Acaba de celebrar una cena con empresarios bastante ruda.

La cena fue para invitarlos a que lo «ayuden» comprando millones de boletos que ellos, a su vez, se encargarán de distribuir. Los empresarios ya saben qué pasa si se niegan: Terrorismo fiscal y congelamiento de cuentas. Es decir, las nuevas leyes vigentes en México.

En medio de todo esto, hubo otra situación preocupante: Se anunció que «se habían recuperado 2 mil millones de pesos de la corrupción», y que estos se iban a dedicar a fondear la rifa del avión. Eso fue otra serie de mentiras muy complejas.

Uno: No se recuperaron de la corrupción. Se canceló un contrato de Infonavit (fondo de vivienda) con dos constructores, y se hizo el arreglo para que estos devolvieran 2 mmdp que ya habían recibido. Pero lo terrible es esto: Es dinero devuelto al Infonavit.

¿Por qué es terrible? Porque es dinero del Infonavit. Es decir, es dinero que NO LE PERTENECE AL GOBIERNO, sino a los trabajadores, porque es dinero que se ha juntado con las aportaciones mensuales de los trabajadores. Por ley, sólo tiene un uso posible.

El dinero del Infonavit sólo se puede usar para construir o adquirir viviendas para los trabajadores. Cualquier otro uso que se le dé es MALVERSACIÓN DE FONDOS, y es un delito. Si López usa ese dinero para la rifa del avión, debería ir a la cárcel por eso.

Entonces vean todo lo que se acumula: Mentiras, manipulación, extorsión, malversación de fondos, y en medio de todo eso, la cruel y despiadada manera en la que juega con las esperanzas de la gente más pobre del país. Todo para una rifa pedorra que no va a funcionar.

¿Es realmente factible que los empresarios ayuden en la rifa? Yo lo dudo. Me parece más lógico que muchos decidan sacar su dinero del país para que cuando el gobierno se les eche encima, les congele cuentas en ceros.

Lógicamente, es gente que preferirá invertir su dinero en un lugar donde haya garantías de que la inversión dará resultados positivos para todos. ¿Traición a la patria? No, señores. El traidor es López, no los empresarios. Ellos sólo estarían haciendo lo más lógico y sensato.

Por supuesto, los empresarios extranjeros menos van a querer dejar su dinero aquí, o traerlo si es que acaso tenían planes. ¿Quién le puede tener confianza a un presidente delirante al que se le ocurren rifas ilegales y luego extorsiona empresarios para cumplir sus caprichos?

Con ello llegamos al fondo del problema: López sigue aniquilando la confianza de los inversionistas, y eso no tarda en provocar resultados catastróficos. Está siguiendo una ruta paralela a la de Chávez en Venezuela, que en unos pocos años hizo de su país un infierno.

Si a eso agregamos la desafortunada -qué digo, nauseabunda y repugnante- observación de López, que dijo que los feminicidios están exagerados y manipulados por la prensa y no quiere que ese tema opaque su rifa del avión, el panorama es desolador.

López está haciendo méritos acumulados para un día terminar en la cárcel. De @ArturoZaldivarL depende el reto histórico de mantener la autonomía del poder judicial para que se haga justicia. ¿Estará a la altura? Ya lo veremos.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

COLUMNA

Desde Lincoln’s Inn Fields: el adiós a Citibanamex

Published

on

En 2001 una noticia retumbó por todo lo alto en el mercado financiero nacional, esta fue que el grupo estadounidense Citigroup anunciaba la compra de Banamex a Roberto Hernández y Alfredo Harp por un monto superior a los $12 mil millones de dólares. Veinte años después el grupo de origen neoyorkino vuelve a dar la campanada, pero por ofertar la venta de lo que ahora conocemos como Citibanamex en su segmento de banca minorista.

En lo que llevamos de la década del 2020, Citigroup es la tercera o cuarta institución financiera que decide abandonar en parte o del todo su operación en México. A lo cual los especialistas responden que son movimientos naturales de los corporativos globales, quienes están dejando de encontrar negocio en este segmento bancario en nuestro país y prefieren apuntar a la banca patrimonial, privada y de inversión.

Mencionan también el hecho de legislaciones nuevas y esquemas menos voraces con el mercado de consumo, señalando que años atrás las comisiones eran un lucro exacerbado de la banca a nivel de calle. Viviendo ahora bajo un marco regulatorio más equitativas y hasta con dos tres intentos de control autoritario del sistema bancario, los bancos se ahuyentan al diluirse las condiciones para generar utilidad en la operación comercial.

Otra mención que hacen los especialistas al evaluar este escenario es el flujo de inversiones hacia otros mercados emergentes que superan por mucho el desempeño de la economía mexicana, encontrando oportunidades a resguardo en títulos nacionales como los que ofrece y capta el mercado asiático.

Será el sereno y pese a las declaraciones del secretario de Gobernación y de la Secretaría de Hacienda puntualizando que la venta del banco no es signo de preocupación, el momento que vivimos no da para creer en una versión confiable sobre lo que está pasando macroeconómico en el país.

Seguimos enfrentando una inflación constante que el gobierno central intenta ensombrecer con la generación de empleos superfluos e incrementos artificiales al salario mínimo. Contemos también la endeble respuesta que se ha encontrado en el alza de tasas de referencia por parte de bancos centrales y de nuevo, no dejemos de observar la cantidad de inversiones que se han fugado de nuestro territorio que alcanzan registros históricos y en el cálculo de balances, neutralizan los ingresos nuevos que además son desviados a proyectos infructuosos como el rescate de Petróleos Mexicanos. Mantengan esta cifra en mente: $500 mil millones de pesos se han ido de México en este par de años de pesadilla.

Sobre el terreno de la incredulidad se inserta esta noticia. Yo en lo personal lo lamento muchísimo ya que he crecido con Citibanamex como mi institución financiera de confianza desde el inicio de mi vida adulta-profesional. En esta institución apertura mi primera línea de crédito, entre sus servicios me enseñé a administrar un patrimonio personal y competir conmigo mismo para mejorar mi perfil de cuentahabiente ascendiendo en segmentos desde la Maestra hasta Priority, intentando afianzar una seguridad social privada ya que sé que a mí generación no le depara una cobertura razonable de seguridad social pública.

Triste, en verdad triste noticia la salida de Citigroup y el destino que le depara al Banco Nacional de México en los meses por venir. Ojalá encuentre nuevos propietarios que cuando menos, quieran darle continuidad al legado centenario de este banco. Imagino ya la migración obligada a una institución que no me genere la misma satisfacción o en el peor de los casos, este evento sirva para empoderar grupos empresariales de cuestionable ética comercial y social, que al amparo del régimen en que vivimos, están consiguiendo una expansión carente de virtud.

Adíos Citibanamex, difícilmente tu partida se podrá interpretar como signo de mejora en la deriva en que se encuentra nuestro país.

#LaCiudadqueQuiero

Seguir leyendo

Copyright © 2022 REDTNJalisco. Powered by TalaJaliscoNoticias Contacto: Talajalisconoticias@gmail.com