Connect with us

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

El fundador de Twitter dona 1.000 millones de dólares para la lucha contra el coronavirus

Published

on

El País EP

Jack Dorsey, cofundador y consejero delegado de Twitter, ha anunciado una aportación de 1.000 millones de dólares (922 millones de euros) de su fortuna personal para financiar la lucha contra la Covid-19 y otras causas benéficas. La donación equivale aproximadamente a un 28% de su patrimonio personal.

Dorsey ha explicado en su perfil en Twitter que realizará una transferencia de 1.000 millones de dólares desde su compañía de pagos digitales Square, de la que también es consejero delegado, para financiar la lucha contra el coronavirus. “Después de desarmar esta pandemia, el enfoque se centrará en la salud y la educación de las niñas, así como en UBI (Universal Basic Income, o renta básica universal)”, ha indicado.

El empresario ha precisado que la decisión de sacar los fondos de Square se debe a que actualmente cuenta en esa compañía con mucha más presencia, aunque ha subrayado que el impacto que ese dinero tendrá “debería beneficiar a ambas compañías a largo plazo porque está ayudando a las personas”.

“Las necesidades son cada vez más urgentes, y quiero ver el impacto en mi vida. Espero que esto inspire a otros a hacer algo similar. La vida es demasiado corta, así que hagamos todo lo que podamos hoy para ayudar a las personas ahora”, ha apostillado.

A finales del pasado mes de marzo, Twitter revisó a la baja su previsión de resultados para el primer trimestre como consecuencia del creciente impacto de la pandemia de Covid-19. De este modo, la red social anticipó una caída interanual de sus ingresos, así como pérdidas operativas, a pesar de haber registrado un fuerte incremento del número de usuarios diarios, que alcanzaron los 164 millones en el primer trimestre, un 8% más que en el cuarto trimestre de 2019.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

CIENCIA Y TECNOLOGÍA

El primer rascacielos flotante del mundo se va a construir así.

#CienciaEnRed #YMG Para Clouds Architecture Office, una empresa conocida por maximizar el espacio a través de la luz, el futuro de la arquitectura empieza por imaginar el primer rascacielos flotante del mundo.

Published

on

Ciudad de México/ 25 de mayo de 2022. –  Los socios de la empresa, Masayuki Sono y Ostap Rudakevych, explican el proceso de su último esfuerzo conceptual como una reflexión sobre la forma histórica de las estructuras: «Cuando dimos un paso atrás y observamos el amplio espectro de la arquitectura durante un largo periodo, incluso remontándonos a sus orígenes, descubrimos una clara tendencia. Los edificios son cada vez más altos, más finos y ligeros«, dice Sono.

Para llegar al cielo se necesita considerar el pasado (y no nada más una escalera grande). Rudakevych explica que los humanos prehistóricos vivían cerca del suelo, incluso bajo tierra: «Con el tiempo acumulamos conocimientos de construcción que nos permitieron construir estructuras más altas: pirámides, estupas, pagodas y catedrales», dice. Al mismo tiempo, los desarrollos aéreos permitieron nuestros primeros pasos fuera de la tierra: el primer globo aerostático en París en 1783, el primer vuelo a motor en Carolina del Norte en 1903, incluso la Era Espacial. El futuro, al parecer, tiende hacia arriba: «Al abandonar la superficie podemos permitir que nuestro planeta se cure a sí mismo: No serán necesarias las autopistas de cemento muertas ni las aglomeraciones urbanas de concreto en expansión que ahogan la superficie de la Tierra», explica Sono.

 Los socios de la empresa, Masayuki Sono y Ostap Rudakevych, explican el proceso de su último esfuerzo conceptual como una reflexión sobre la forma histórica de las estructuras: «Cuando dimos un paso atrás y observamos el amplio espectro de la arquitectura durante un largo periodo, incluso remontándonos a sus orígenes, descubrimos una clara tendencia. Los edificios son cada vez más altos, más finos y más ligeros«, dice Sono.

Para llegar al cielo se necesita considerar el pasado (y no nada más una escalera grande). Rudakevych explica que los humanos prehistóricos vivían cerca del suelo, incluso bajo tierra: «Con el tiempo acumulamos conocimientos de construcción que nos permitieron construir estructuras más altas: pirámides, estupas, pagodas y catedrales», dice. Al mismo tiempo, los desarrollos aéreos permitieron nuestros primeros pasos fuera de la tierra: el primer globo aerostático en París en 1783, el primer vuelo a motor en Carolina del Norte en 1903, incluso la Era Espacial. El futuro, al parecer, tiende hacia arriba: «Al abandonar la superficie podemos permitir que nuestro planeta se cure a sí mismo: No serán necesarias las autopistas de cemento muertas ni las aglomeraciones urbanas de concreto en expansión que ahogan la superficie de la Tierra», explica Sono.

Cloud City, una propuesta de viviendas provisionales tras un huracán, es un proyecto igualmente especulativo que tiene sus raíces en la investigación de catástrofes reales. Tras el Katrina, la mitad de los habitantes de Nueva Orleans se vieron desplazados y dispersos: «Sus comunidades se desintegraron, lo que impidió que los residentes participaran en las decisiones sobre la reconstrucción y ralentizó la recuperación económica de Nueva Orleans», explica Sono. La intención de Cloud City era mantener las comunidades unidas mediante la suspensión directamente sobre sus ciudades.

Fue la especulación, apoyada por la investigación, lo que permitió a Clouds AO desarrollar proyectos innovadores. Uno de ellos es su propuesta de la Casa de Hielo de Marte, un hábitat impreso en 3D construido a partir de hielo de agua recogido en Marte. Cuando la NASA contrató a la empresa para desarrollar el proyecto con su propio equipo de ingenieros, la especulación como práctica de diseño quedó validada para Sono y Rudakevych, que abordan todos sus proyectos —con o sin fundamento— con la misma ética: «No operamos basándonos en convenciones asumidas», dice Rudakevych. «Encontramos la pregunta clave que dará energía al espíritu latente en la forma».

Mientras continúa la carrera por el rascacielos más alto, Clouds AO ve otro camino hacia el progreso, posiblemente a través del trabajo especulativo de imaginar otra manera: «Soñar lleva a cambios de paradigma que abren las puertas a nuevas posibilidades para la humanidad», dice Rudakevych. Y  el primer rascacielos flotante del mundo definitivamente suena a una un cambio completo de paradigma.

Seguir leyendo

Copyright © 2022 REDTNJalisco. Powered by TalaJaliscoNoticias Contacto: Talajalisconoticias@gmail.com