Connect with us

OPINION

El efecto inmediato de la austeridad del Gobierno y Pandemia: Pérdida de un millón de empleos.

Published

on

*   Los empleos perdidos corresponden a la industria y a los servicios, con salarios del doble y triple salario mínimo

*   El campo, abandonado. No hay programas para infraestructura de riego ni de temporal

En 18 meses del gobierno de López Obrador, se perdieron más de un millón de empleos formales y con sueldos que van de dos a tres salarios mínimos, como consecuencia de malas políticas públicas y los efectos de una pandemia inesperada que ha dejado, hasta ahora, un saldo de 235 mil personas estudiadas; 23 mil 640 enfermos activos y 8 mil 597 defunciones, según cifras de ayer.

Si bien el gobierno federal anunció la creación de 2 millones de empleos, vía programas sociales, ahora y en el futuro próximo serán necesarios 3 millones, de manera que es imperioso que todo el gobierno federal encuentre el método para cumplir con la promesa de trabajo para todos.

Para completar el escenario, en abril recién pasado, las exportaciones mexicanas se desplomaron más del 40 por ciento, las cifras más bajas en una década.

Las mayores caídas las sufrieron la industria automotriz y de petróleo crudo, con 79 y 66 por ciento, respectivamente en ese mes, de acuerdo con cifras del INEGI.

Es oportuno señalar que el 80 por ciento de las exportaciones e importaciones mexicanas, se realizan con Estados Unidos, por lo que es urgente que se hagan valer 10 Tratados de Libre Comercio que tiene vigentes México con el mundo, además del ahora denominado T-MEC, con Estados Unidos y Canadá.

A pesar de la crisis económica que ya afecta al 70 por ciento de la población mexicana (en Economía a este proceso cíclico se le llama depresión, devaluación, crisis y repunte) el gobierno de México insiste en esquemas «caprichudos» de alta inversión en obras suntuarias como «Dos Bocas», aeropuerto de Santa Lucía, «Tren Maya», entre otras; no financiamiento externo, presión impositiva interna, austeridad en gasto público del presupuesto de Egresos de la Federación, nulas inversiones en infraestructura rural (nada de recursos para obras hidráulicas agrícolas) y todo ello agravado por la pandemia.

Entre paréntesis, creemos que haría mucho más felices a los agricultores sonorenses los mil millones de pesos dispuestos por López Obrador en el pavimento de algunas calles de Hermosillo y Cajeme.

Entregar estos cuantiosos recursos fiscales a los investigadores agrícolas para matar o exterminar a la plaga de la «Roya del Trigo», que permita a Sonora seguir siendo el principal productor de este cereal en México, para la industria de la panificación.

Lo que sobra en este México nuestro «que nos tocó vivir», son discursos del señor presidente; críticas diarias a los conservadores, a los neoliberales y a contrincantes políticos.

Eso sí, reparto de miles de millones de pesos a sus seguidores; créditos a manos llenas a necesitados y a «pequeños empresarios», becas a «sembradores de hoyitos de esperanza, giras y más giras (ahora múltiples) y promesas repetidas mil veces «para que no se olviden» o, de lo contrario » los borren de la lista».

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

COLUMNA

Desde Lincoln’s Inn Fields: el adiós a Citibanamex

Published

on

En 2001 una noticia retumbó por todo lo alto en el mercado financiero nacional, esta fue que el grupo estadounidense Citigroup anunciaba la compra de Banamex a Roberto Hernández y Alfredo Harp por un monto superior a los $12 mil millones de dólares. Veinte años después el grupo de origen neoyorkino vuelve a dar la campanada, pero por ofertar la venta de lo que ahora conocemos como Citibanamex en su segmento de banca minorista.

En lo que llevamos de la década del 2020, Citigroup es la tercera o cuarta institución financiera que decide abandonar en parte o del todo su operación en México. A lo cual los especialistas responden que son movimientos naturales de los corporativos globales, quienes están dejando de encontrar negocio en este segmento bancario en nuestro país y prefieren apuntar a la banca patrimonial, privada y de inversión.

Mencionan también el hecho de legislaciones nuevas y esquemas menos voraces con el mercado de consumo, señalando que años atrás las comisiones eran un lucro exacerbado de la banca a nivel de calle. Viviendo ahora bajo un marco regulatorio más equitativas y hasta con dos tres intentos de control autoritario del sistema bancario, los bancos se ahuyentan al diluirse las condiciones para generar utilidad en la operación comercial.

Otra mención que hacen los especialistas al evaluar este escenario es el flujo de inversiones hacia otros mercados emergentes que superan por mucho el desempeño de la economía mexicana, encontrando oportunidades a resguardo en títulos nacionales como los que ofrece y capta el mercado asiático.

Será el sereno y pese a las declaraciones del secretario de Gobernación y de la Secretaría de Hacienda puntualizando que la venta del banco no es signo de preocupación, el momento que vivimos no da para creer en una versión confiable sobre lo que está pasando macroeconómico en el país.

Seguimos enfrentando una inflación constante que el gobierno central intenta ensombrecer con la generación de empleos superfluos e incrementos artificiales al salario mínimo. Contemos también la endeble respuesta que se ha encontrado en el alza de tasas de referencia por parte de bancos centrales y de nuevo, no dejemos de observar la cantidad de inversiones que se han fugado de nuestro territorio que alcanzan registros históricos y en el cálculo de balances, neutralizan los ingresos nuevos que además son desviados a proyectos infructuosos como el rescate de Petróleos Mexicanos. Mantengan esta cifra en mente: $500 mil millones de pesos se han ido de México en este par de años de pesadilla.

Sobre el terreno de la incredulidad se inserta esta noticia. Yo en lo personal lo lamento muchísimo ya que he crecido con Citibanamex como mi institución financiera de confianza desde el inicio de mi vida adulta-profesional. En esta institución apertura mi primera línea de crédito, entre sus servicios me enseñé a administrar un patrimonio personal y competir conmigo mismo para mejorar mi perfil de cuentahabiente ascendiendo en segmentos desde la Maestra hasta Priority, intentando afianzar una seguridad social privada ya que sé que a mí generación no le depara una cobertura razonable de seguridad social pública.

Triste, en verdad triste noticia la salida de Citigroup y el destino que le depara al Banco Nacional de México en los meses por venir. Ojalá encuentre nuevos propietarios que cuando menos, quieran darle continuidad al legado centenario de este banco. Imagino ya la migración obligada a una institución que no me genere la misma satisfacción o en el peor de los casos, este evento sirva para empoderar grupos empresariales de cuestionable ética comercial y social, que al amparo del régimen en que vivimos, están consiguiendo una expansión carente de virtud.

Adíos Citibanamex, difícilmente tu partida se podrá interpretar como signo de mejora en la deriva en que se encuentra nuestro país.

#LaCiudadqueQuiero

Seguir leyendo

Copyright © 2022 REDTNJalisco. Powered by TalaJaliscoNoticias Contacto: Talajalisconoticias@gmail.com