Connect with us

RedMujer

TIENES LA PAREJA PARA LA QUE TE ALCANZÓ…

Published

on

TIENES LA PAREJA PARA LA QUE TE ALCANZÓ…

En una pareja nadie es víctima de nadie, siempre somos cómplices como aquella frase que dice «aceptamos el amor que creemos merecer»
En la mayoría de los casos es casi una regla que todos se sienten víctimas de las carencias y de los defectos del otro…

Y los terapeutas suelen confrontar con dos preguntas: ¿por qué estás casado con esa persona y por qué sigues con alguien que defines como neurótico y limitado?

Abróchense los cinturones, que aquí viene la respuesta: es para la que te alcanzó y porque tienes lo que crees que mereces. Si les hubiera alcanzado para más, estarían con alguien valioso, pero, ¿quién les correspondió?
¿Recuerdas la canción que dice: “que la chancla que yo tiro no la vuelvo a lenvantar”. Imagínate casarte con la versión emocional de una chancla. ¿Quién se va a animar a levantarla, un zapato fino y distinguido? Obvio no. ¿Entonces quién? Claro, pues otra chancla…

Las chanclas siempre vienen en pares. Cómo se vería una persona calzando en un pie una chancla y en otro un zapato espectacular. Un poco ridícula, ¿no? Pues lo mismo ocurre con la pareja: resulta impensable ver a un/a cavernícola/histérica/misógino/interesada con una persona sana que se respeta a sí misma…

Quienes no tienen capacidad de autocrítica para reconocer sus propias carencias, se sienten víctimas de los defectos del otro, en quien proyectan su propia “chancludez”. En lugar de utilizar su energía para mejorar, despotrican contra los defectos de la chancla que ven reflejada en el espejo de enfrente y que no es sino su propia imagen. Si la chancla insiste en que merece caminar al lado de una exquisita zapatilla de cristal, se va a llevar una gran desilusión porque su bajo perfil solo le alcanzará para otra chancla…

Esto me recuerda un cuento titulado “La perfección”.
Nasrudin conversaba con un amigo.
-Entonces, ¿nunca pensaste en casarte?
-Sí pensé-respondió Nasrudin.
-En mi juventud resolví buscar a la mujer perfecta. Crucé el desierto, llegué a Damasco y conocí a una mujer muy espiritual y linda, pero ella no sabía nada de las cosas de este mundo. Continué viajando y fui a Isfahán. Ahí encontré una mujer que conocía el reino de la materia y el del espíritu, pero no era bonita. Entonces resolví ir hasta El Cairo, donde cené en la casa de una moza bonita, religiosa y conocedora de la realidad material.
-¿Y por qué no te casaste con ella?
-¡Ah, compañero mío!, ¡lamentablemente ella también quería un hombre perfecto!
La mujer perfecta es una “princesa”, mientras que el hombre perfecto es un “príncipe”. Nasrudin carecía de capacidad de autocrítica y se creía uno de ellos hasta que apareció una verdadera princesa en su vida que lo enfrentó con la dolorosa realidad: no le alcanzaba para una mujer perfecta porque él no era un hombre perfecto…

EN LUGAR DE IR POR LA VIDA BUSCANDO A LA PERSONA IDEAL, TENEMOS QUE TRABAJAR EN SER LA PERSONA IDEAL: O SEA, EN NUESTRA AUTOESTIMA…

Sin autocrítica no aprendemos nada de la experiencia. Según nosotros, nos separamos porque la pareja no supo hacernos felices. ¿Y luego qué? Decimos que terminamos la relación por culpa de las cucarachas del otro y nos llevamos las nuestras en lugar de preguntarnos qué tuvimos que ver en el fracaso.
En la pareja se forman los valores, la salud emocional y la infraestructura psicológica de los niños. Es el espacio en donde se establece si tendrán una autoestima enorme o raquítica, si crecerán resentidos, desconfiados, inseguros, con envidia, escépticos, temerosos, egoístas (y por lo tanto, con la predisposición a tener poca o nula capacidad de autocrítica) o si tendrán una estructura psicológica llena de seguridad, bondad, generosidad, con un sentido altruista y solidario, una conciencia orientada hacia el bienestar colectivo, una perspectiva humanista y una vocación espiritual.
Si la pareja es una zona de desastre afectiva, no puede generar la integridad emocional de las nuevas generaciones. ¿Te imaginas la maravillosa herencia, la espléndida formación que reciben los hijos que tienen el privilegio de presenciar cómo sus padres resuelven sus diferencias sin ponerse a la defensiva, sin culparse el uno al otro, sin descalificarse mutuamente; que son capaces de reconocer y aceptar -sin que eso los altere- la falla que les corresponde?
Hay que construir una cultura de capacidad autocrítica, para que a todos nos alcance para la pareja que queremos.
A ti para que te alcanzó?…
Laura A. Caram.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

RedMujer

Cáncer de mama sin quimioterapia, tratamientos médicos efectivos hoy en día.

Published

on

Explorares y sentir bultos en un seno es la experiencia más aterradora que jamás haya experimentado después de escuchar el diagnostico «usted tiene cáncer» es la sensación que muchas mujeres has sufrido a lo largo de una lucha contra el cáncer.

La quimioterapia se consideró durante décadas “la norma, el dogma” para tratar el cáncer de seno y otros tipos de cáncer, explicó Gabriel Hortobagyi, especialista en cáncer de mama en la clínica MD Anderson Cancer Center de Houston. Sin embargo, información de varias fuentes confirma lo que muchos oncólogos ya comentan: el método cada vez se aplica menos a los pacientes de cáncer.

Ahora existen pruebas genéticas capaces de revelar si la quimioterapia puede ser de ayuda. En muchos casos, existen mejores opciones de entre un creciente número de fármacos, como bloqueadores de estrógeno y sustancias que atacan proteínas específicas presentes en la superficie de los tumores y así destruyen el cáncer. Lo cierto es que los oncólogos están cada vez más dispuestos a eliminar los tratamientos que no ayudan en realidad.

En consecuencia, muchos pacientes cada año se evitan el temido tratamiento de quimioterapia y sus efectos secundarios, como pérdida de cabello, náusea y fatiga, además de la posibilidad de sufrir daños permanentes al corazón y a nervios de las manos y los pies.

Sin embargo, la posibilidad de evitar la quimioterapia no está disponible de manera uniforme, y a menudo depende del lugar donde la persona es tratada y por quién.

Pero para algunos pacientes que tienen la suerte de acudir a determinados centros de tratamiento del cáncer, el curso de la terapia ha cambiado. Ahora, incluso cuando la quimioterapia está indicada, los médicos suelen administrar menos fármacos durante menos tiempo.

Los lineamientos para el tratamiento del cáncer de mama establecidos por el Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos hace 30 años eran duros: quimioterapia para aproximadamente el 95 por ciento de las pacientes con cáncer de seno.

El cambio comenzó hace 15 años, cuando el primer fármaco específico para el cáncer de seno, Herceptin, se autorizó como tratamiento inicial para alrededor del 30 por ciento de pacientes con una proteína particular en la superficie de su tumor. Se indicaba junto con la quimioterapia y reducía a la mitad la probabilidad de reincidencias, y en un tercio la probabilidad de morir a causa del cáncer de seno, “prácticamente sin importar cuánta quimioterapia se utilizara, ni de qué tipo”, explicó el oncólogo Hortobagyi.

En algunos estudios, Herceptin y otros fármacos dirigidos incluso se administraron sin combinarlos con quimioterapia y dieron resultados sustanciales, añadió.

Estos resultados, señaló Hortobagyi, “comenzaron a hacer mella en el dogma” de que la quimioterapia era esencial.

Por desgracia, cambiar de terapia de cáncer no es una tarea fácil.

“Es mucho más sencillo dar un tratamiento combinado con otro y otro”, prosiguió, “basados en la promesa de que ‘si aplicamos también esto, podría tener mejores resultados’”.

Pero, con el paso del tiempo, cada vez más oncólogos han ido adoptando este enfoque, gracias a nuevas investigaciones y a la aparición de nuevos fármacos.

#RedMujer

fuente: NewYorkTimes

Seguir leyendo

Copyright © 2022 REDTNJalisco. Powered by TalaJaliscoNoticias Contacto: Talajalisconoticias@gmail.com