Connect with us

OPINION

Hoy nos toca… Hablar de la CELAC ¿Qué sucedió en la cumbre y porque se confrontaron Cuba y Venezuela con Uruguay?

Published

on

#HoyNosToca #JesúsFranciscoRamírezBañuelos #CELAC #México ¿Por qué se confrontaron Cuba y Uruguay? ¿Qué papel está jugando México en esta importante organización de estados? ¿Para que sirve la CELAC? todas estas cuestiones y más las aborda Francisco Ramírez Bañuelos en su ya tradicional colaboración con REDTN.

Por Jesús Francisco Ramírez Bañuelos

Twitter: @ramirezbanuelos

¿Qué sucedió el sábado 18 de septiembre de 2021 en la ciudad de México? Nuestro país fue sede de la Sexta cumbre de jefas y jefes de Estado y de Gobierno de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC). Hoy nos toca reflexionar sobre la trascendencia de este evento.

Empecemos por explicar qué es la CELAC. Como su nombre lo indica este foro regional es una comunidad —es importante destacar su naturaleza comunitaria para diferenciarlo de reuniones pasajeras—. Este es un ente permanente con objetivos de largo alcance que está compuesto por distintos países, cada uno con su propia historia e intereses nacionales, pero que al formar parte de un grupo culturalmente hermanado comparten fines comunes.

La CELAC tiene como propósito la integración y desarrollo de la región latinoamericana y caribeña. Para los 33 países miembros de la CELAC, la paz es una condición necesaria para el desarrollo pleno de las poblaciones del continente. A partir de una región pacífica, latinoamericanos y caribeños aspiramos a tener un desarrollo libre, democrático, justo, equitativo, sin discriminación, exento de colonialismo y respetuoso de la dignidad de las personas.

No es casual que la paz sea el eje en torno al cual gira la existencia de la CELAC. Si repasamos la historia encontraremos que en los años 80 estalló la guerra en Centroamérica, particularmente en El Salvador, Guatemala y Nicaragua. Ante esta crisis y buscando evitar la invasión estadounidense, en 1983 se formó el Grupo Contadora integrado por México, Colombia, Panamá y Venezuela al cual se unió el Grupo de Apoyo formado en 1985 por Argentina, Brasil, Perú y Uruguay para favorecer la solución pacífica del conflicto bélico centroamericano. Ambos grupos conformaron en 1986 el Grupo de Río, que se constituyó en un foro de diálogo político permanente al cual se fueron sumando más países latinoamericanos y caribeños.

Con el transcurrir de los años, el Grupo de Río replanteó sus alcances y en 2011 en Caracas se fundó la CELAC. Esto es, la CELAC hereda el mandato que la comunidad internacional, a través del Consejo de Seguridad de la ONU, dio a los países miembros del Grupo Contadora para solucionar pacificamente los problemas de la región.

Pero la paz no es entendida por los países latinoamericanos y caribeños como un hecho consumado y definitivo, ni tampoco es sinónimo de ausencia de la guerra. La paz para las naciones de América Latina y el Caribe es un anhelo constante de mejora de las condiciones de vida de las poblaciones, así como un vínculo cooperativo entre las naciones del área.

Ahora que conocemos los orígenes y propósitos de la CELAC, analicemos lo ocurrido en la reunión celebrada en la ciudad de México este 18 de septiembre de 2021. Tres hechos concentraron la opinión pública. El primero, la inesperada presencia del presidente venezolano Nicolás Maduro. El segundo, las públicamente expuestas discrepancias políticas entre los gobiernos de Paraguay y Venezuela. Y el tercero, las increpaciones del presidente de Uruguay hacia el presidente de Cuba. No obstante, que estos hechos fueron los que recibieron la mayor atención, me interesa centrar esta opinión en los puntos de confluencia entre todos los países y las posibles consecuencias futuras.

Se ha dicho que esta cumbre no fue exitosa debido a la ausencia de los jefes de Estado de Argentina, Brasil, Colombia, Chile y Panamá. Sin embargo, sin dejar de reconocer la importancia que tiene cada uno de estos personajes, su ausencia no mermó la representación que tuvieron sus países. Considero que es justo decir que en tiempos de pandemia esta reunión fue un logro primeramente al convocar a los jefes de Estado, ministros, cancilleres y representantes de 31 naciones preocupados por los problemas de sus países y decididos a tomar compromisos regionales tendentes a solucionarlos.

Asimismo, la reunión fue productiva al ponerse sobre la mesa los temas más importantes para la región. Así lo demuestra la “Declaración de la Ciudad de México”, documento de cierre de la reunión en el que se repudia el reciente asesinato del presidente haitiano, Jovenel Moïse; se hace un diagnóstico minucioso de los problemas contemporáneos de la zona —entre otros, la crisis sanitaria derivada de la pandemia del COVID-19, el cambio climático, los desastres naturales, la degradación de la biodiversidad, la preservación del patrimonio cultural de los pueblos, particularmente de las poblaciones originarias y los afrodescendientes, la consolidación democrática y el respeto a los derechos humanos— y se propone una ruta conjunta para abordarlos sustentada en el Derecho Internacional y los principios de la ONU.

Destacó también la participación de la canciller panameña, quien denunció la falta de equidad de género en los altos cargos públicos en el continente y señaló como prueba la propia integración de la cumbre. De igual manera, sobresalió la intervención del presidente uruguayo para afirmar que el fortalecimiento de la CELAC no debe implicar el desconocimiento de la importancia de la Organización de Estados Americanos (OEA). —La OEA es el organismo regional que integra al mayor número de países del continente americano, 35, entre los que se incluye Canadá y los Estados Unidos—. Asimismo, importante es la propuesta mexicana de estudiar la viabilidad de negociar un tratado comercial con Canadá y Estados Unidos con la intención de perfilar un proceso mayor de integración continental.

Es decir, la cumbre en México logró reunir, más allá de las diferencias ideológicas y oficialistas a los representantes del más alto nivel de 31 Estados americanos, al tiempo que despejó, al menos por ahora, la incertidumbre con relación a la continuidad de la OEA como un organismo trascendente para atender los problemas de América Latina y el Caribe. De la misma manera, la cumbre dejó la simiente de una complementariedad económica con América del Norte hacia una entidad con mayor alcance, en voz del presidente mexicano “algo parecido” a la comunidad económica europea. Si bien, esta última idea está en ciernes, no es menor que se haya señalado como uno de los objetivos a largo plazo de la CELAC.

Sin lugar a dudas, los ecos de esta reunión de la CELAC sucederán en el transcurso de las próximas semanas e iremos observando cuál es la posición que toman los países más poderosos del orbe frente a lo que se muestra como una definición latinoamericana y caribeña de propuesta para regular las relaciones internacionales hacia la tercera década del siglo XXI. Por lo pronto, el presidente chino, ya dio su apoyo a los objetivos de la CELAC.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Copyright © 2021 REDTNJalisco. Powered by TalaJaliscoNoticias Contacto: Talajalisconoticias@gmail.com