octubre 5, 2022

Bájale al refresco, súbale al ahorro

Al momento de buscar estrategias para mejorar la salud financiera uno de los consejos es reducir los gastos hormiga, estos consumos pequeños pero frecuentes muchas veces terminan mermando el presupuesto mensual, uno de los gastos hormiga más comunes entre la población mexicana es el refresco.

El Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) indicó que los mexicanos consumen cerca de 163 litros de refresco al año por persona, mientras que en promedio las familias destinan hasta 10% de su ingreso mensual para satisfacer este gasto, –en especial en el decil I, de menores ingresos–, es decir que si una familia gana 5,000 pesos al mes, son 500 pesos destinados a refresco y bebidas azucaradas.

Gastar 20 o 30 pesos en un refresco tal vez no es de gran relevancia, no obstante al multiplicarlo por 30 días, este desembolso es de 600 o 900 pesos, y durante un año el dinero utilizado para esta finalidad puede ser mayor a 10,000 pesos.

Tratar de disminuir el consumo de refresco solo por tener un menor gasto puede no resultar atractivo, sin embargo si el consumidor evitará este gasto y lo ahorrará o invirtiera a largo plazo podrían consolidar un patrimonio considerable.

Por ejemplo, una persona destina de su ingreso mensual 700 pesos para el consumo de refresco, si esta persona ahorrará e invirtiera esa cantidad durante 10 años podría tener alrededor de 140,000 pesos, de acuerdo con InvestorHouse.

Si se destinará este dinero a una inversión con un monto mensual de 700 pesos en Bonos emitidos por el gobierno federal, como los Cetes con una tasa de interés anual de 9.66%, por 10 años serían aproximadamente 146,195 pesos.

Otra opción es invertir en alguna plataforma que invierta en la bolsa de valores, con un monto mensual por la misma cantidad a una tasa anual del 8% por 10 años, se podría juntar aproximadamente 132,934 pesos.

Por otro lado, si solo se optara por ahorrar el dinero durante 10 años, sin colocar el dinero en alguna plataforma de inversión con un monto mínimo de 700 pesos cada mes, se lograría un ahorro de 84,000 pesos.

Los gastos hormiga no son malos, sin embargo disminuir algunos consumos no necesarios o cambiar algunos productos por otros, puede traer mayores beneficios económicos y en este caso hasta de salud.

La Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec) explicó que si bien la población mexicana tiene arraigado un fuerte consumo de refresco, algunas familias están optando por un consumo racionado para favorecer el ahorro.

“Algunas familias están racionando su consumo, dejan la compra de estás bebidas para ciertas ocasiones o en vez de tener un libre consumo solo toman un vaso al día para tener un ahorro en este producto».

Mexicanos no le bajan al refresco pese a inflación
La inflación en el rubro de alimentos, bebidas y tabaco se ha mantenido por encima de 10% anual desde marzo de 2022 y alcanzó su nivel más alto en julio, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad Económica (Imco).

La Anpec detalló que actualmente pese a la inflación que afecta hasta 30% el poder adquisitivo de las familias, el desembolso promedio en refresco no ha sufrido una reducción significativa a lo largo del año.

“Debido a la inflación se han cambiado los hábitos de consumo puesto que no existe margen, se recurre a la cancelación de productos, se opta por las compras de mayor volumen o cambian la marca para reducir el costo por la insolvencia de las personas, pero los refrescos son otro tema ya que siguen siendo los reyes del consumo”, comentó Cuauhtémoc Rivera, Presidente de la Anpec.

Leave feedback about this