diciembre 5, 2022

Chela, alcohol y botanas; el otro IEPS que ni la inflación le hace cosquillas

La recaudación del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) marcha en números rojos por una razón: los estímulos a la gasolina se han comido los recursos programados para el gobierno en lo que va de 2022.

Sin embargo, otros bienes y servicios a los que se les cobra el gravamen han salido ilesos y han dejado buenos dividendos para las arcas hacendarias pese a la elevada inflación.

Las bebidas alcohólicas, los alimentos no básicos, las cervezas y las bebidas saborizadas se convirtieron en los productos estrella del IEPS en este año, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Sin contar la gasolina, el impuesto especial que se aplica a otros bienes y servicios ha dejado 146,104 millones de pesos a la recaudación federal, 3,339 millones más de lo que se programó para los primeros nueve meses de este 2022.

Las que más dinero aportaron, respecto a lo esperado, al gobierno, fueron las bebidas alcohólicas, que sumaron 18,036 millones de pesos entre enero y noviembre de este año, es decir, 2,438 millones por encima de los cálculos.

La bolsa millonaria adicional que dejaron estas bebidas sucedió con todo y que la inflación sobre esos productos no los perdonó. Por ejemplo, en septiembre de este año el precio del brandy aumentó 11.6% respecto a 2021; el del tequila, 10%; el del ron 7.5%, y el vino de mesa, 5.7%. Hubo otros licores que se incrementaron 9.6% en promedio, de acuerdo con datos del Inegi.

En segundo lugar, como productos estrella de la recaudación del IEPS, fueron los alimentos no básicos con alta densidad calórica, como botanas, productos de confitería, chocolates, flanes y pudines; dulces de frutas y hortalizas; cremas de cacahuate y avellanas; dulces de leche; cereales, y helados, nieves y paletas de hielo.

Estos productos en su conjunto arrojaron 22,311 millones de pesos a la recaudación, superando por 1,845 millones lo que se había prospectado en el periodo en cuestión.

La cerveza se ubicó en el tercer lugar, con una captación de 33,766 millones de pesos, un plus de 1,415 millones.

Esta bebida también está entre las más afectadas por la inflación. Cifras del Inegi muestran que su precio subió 11.2% en septiembre de este año en comparación con igual mes de 2021, la variación más alta en más de 12 años.

En conjunto, las bebidas alcohólicas, los alimentos no básicos y la cerveza dieron casi 5,700 millones de pesos más de lo previsto.

Las bebidas saborizadas; los juegos y sorteos, y las bebidas energetizantes también dotaron de un extra a las finanzas públicas. En conjunto dieron casi 500 millones de pesos más de lo proyectado.

Quedaron a deber
Pero no todo fue color de rosa entre los bienes y servicios a los que se les grava el IEPS. Los plaguicidas, los tabacos labrados, las telecomunicaciones y los combustibles fósiles no lograron captar los recursos que se programaron para el periodo enero-septiembre.

Los que dejaron el boquete más grande fueron los combustibles fósiles, que se quedaron 2,336 millones debajo de lo trazado. Mientras que las telecomunicaciones, que en pandemia tuvieron un boom de uso por el confinamiento, se quedaron 245 millones de lo esperado. Los plaguicidas y los tabacos labrados se quedaron cortos, en conjunto, por 276 millones.

Leave feedback about this