enero 29, 2023

¿Cómo evitar que el pavo quede más seco que el corazón de tu ‘ex’?

El pavo o guajolote es un ave que se consume con regularidad en México, no solo en Navidad, sino en diversas festividades de todo tipo como bautizos y bodas, aunque acompañado de mole en lugar del relleno o las salsas que se acostumbran en las cenas navideñas, preparaciones que no siempre son del agrado de los paladares mexicanos, ya que a veces queda “muy seco”.

Las investigadoras Doris Heyden y Ana María L. Velasco explican en un artículo que cuando los europeos llegaron al actual territorio mexicano vieron a los guajolotes, aves desconocidas para ellos y pensaron que eran un parientes del pavo real de Asia, por lo que lo llamaron pavo (macho) o “gallina de la tierra” (hembra).

Esta ave originaria de continente americano también se consumía antiguamente en lo que hoy es Estados Unidos, donde se volvió el platillo insigne de su cena del Día de Acción de Gracias.

Estos son algunos aspectos a considerar para que tu pavo navideño quede perfecto y no parezca un mal pollo rostizado.

Descongelar el pavo
No lo pongas a temperatura ambiente, el pavo se debe comenzar a descongelar dentro del refrigerador dos días antes de que toda su preparación comience.

Si te ganó el tiempo, puedes hacerlo en un recipiente que mantenga agua fría.

¿Inyectar el pavo funciona?
Los líquidos que inyectes al pavo se van a evaporar durante su larga estancia en el horno, por lo que con ello no siempre quedará más jugoso.

Marinar el pavo
Lo ideal es marinar el pavo antes de cocinarlo, si es posible de seis a 12 horas antes de comenzar a prepararlo.

Hay que estar bañándolo constantemente en sus propios jugos.

Puedes marinar el pavo con vino o en una mezcla de agua, sal, azúcar y especias. Algunos chefs lo hacen durante tres días

Después de este proceso puedes ponerle mantequilla con hierbas finas en toda su superficie.

¿Cuánto tiempo debe estar el pavo en el horno?
Se recomienda que el pavo se lleve al horno según su peso: 45 minutos de horno por cada kilo a una temperatura de cerca de 200°C.

Para que los jugos no se evaporen tan rápido, puedes bajar la temperatura a 185°C.

Cubre el pavo con aluminio, pero solo un rato, retíralo una vez que ya esté cocido.

El pavo estará listo cuando su temperatura interna sea de cerca de 75°C, aunque si no tienes un termómetro a la mano, basta con que hagas un pequeño corte para comprobar si los jugos aún son rojos, eso indica que aún le falta.

¿Qué hacer si el pavo ya me quedó seco?
Si no sabes qué salió mal, pero de todas formas tienes frente a ti un pavo seco, sí tiene remedio.

Una opción es rebanar la carne y ponerlo en un reciente con caldo de pollo para que adquiera más humedad, o bien, llenarlo de mantequilla en cada rebanada.

Puedes servir con alguna salsa como arándanos, vino o chiles.

A %d blogueros les gusta esto: