octubre 4, 2022

Hoy nos Toca… hablar del nuevo proyecto educativo

Por Jesús Francisco Ramírez Bañuelos

@ramirezbanuelos

La educación es una de las áreas sensibles de cualquier sociedad. Hoy nos toca… hablar del nuevo proyecto educativo en México.

Primero lo primero. ¿Alguien duda de la importancia de la educación para la sociedad? Históricamente, las comunidades se han percatado del valor que tiene la educación para la formación de sus ciudadanos. La educación se da en diversos ámbitos, siendo los más importantes la familia y las instituciones educativas.

En nuestro país, hemos atestiguado en fechas recientes la baja de la calidad educativa, principalmente en el sector público. Las evaluaciones nacionales e internacionales de los niños mexicanos así lo muestran. Claro, siempre hay excepciones, algunas muy destacadas. Sin embargo, la mayoría de las y los estudiantes mexicanos tienen rendimientos menores a los de los países con los que solemos compararnos.

Al deterioro educativo de las últimas décadas se han añadido ahora las problemáticas derivadas de la pandemia del Covid y la grave situación financiera de muchas familias que han optado por mandar a trabajar a sus niñas, niños y adolescentes en lugar de estudiar. Datos preliminares señalan que aproximadamente 1.5 millones de estudiantes no regresaron después del confinamiento obligatorio (y muy probablemente no lo harán).

En este entorno complicado surge el proyecto gubernamental federal de innovación en un modelo educativo (por ahora experimental). La propuesta es criticable desde varios puntos de vista.

Primero, porque no fue suficientemente socializada ni discutida entre los sectores especializados, tampoco entre los padres de familia.

Segundo, porque el modelo fue explicado de manera deficiente y generó confusiones que vulneran su credibilidad entre la opinión pública.

Tercero, porque su implementación gradual augura un mayor desconcierto entre los escolares y profesores, los cuales al día de hoy desconocen la forma en que se llevará a cabo.

Cuarto, porque por lo dado a conocer hasta ahora el nuevo modelo está motivado más por intereses políticos que de integración social. En la narrativa, esta propuesta augura un choque social indeseado en nuestra ya desmembrada sociedad mexicana.

Esperemos que todos los actores involucrados en este proyecto sean responsables y actúen para buscar el bien común. Es tiempo de opinar, debatir y argumentar. Más vale impedir una debacle social mayor.

México no puede seguir siendo mal educado. Las aulas son el complemento a los hogares para el presente y los semilleros de los ciudadanos. ¿O nos conformamos con una educación mediocre?

Leave feedback about this