febrero 6, 2023

Hoy nos toca… hablar del presunto plagio de la tesis de la ministra Esquivel

Por Jesús Francisco Ramírez Bañuelos

@ramirezbanuelos

Hoy nos toca… hablar del presunto plagio de tesis de la ministra Esquivel.

En un momento crítico para la credibilidad de la SCJN se dio a conocer el hasta ahora presunto plagio de la tesis de la ministra Yasmín Esquivel.

El asunto tiene diversas aristas y es preocupante por muchas razones.

Primera, porque daña el prestigio tanto de la judicatura mexicana como de la UNAM. Ambas son instituciones imprescindibles si queremos tener un mejor país. El daño está dado por el descubrimiento de prácticas comunes e ilícitas en los procesos de formación académica con la consecuente implicación ética profesional.

Segunda, porque las opiniones de algunos comunicadores y autoridades tienden a disculpar la comisión de un acto tan vil cómo lo es adjudicarse el trabajo intelectual de otra persona y hacerlo pasar como propio. Me sorprende que algunas personas incluso hayan mencionado que la solución es eliminar el requisito de la presentación de tesis para licenciarse.

Tercera, nuestra sociedad está a tal punto polarizada que no coincide en respetar la ley. Es decir, hoy en México no solo todo es posible sino permitido. Puesto que en caso de hacer algo contrario a la normativa se llega a dispensarlo con argumentos irracionales.

Cuarta, hemos recordado que nuestro sistema educativo es vulnerable a los mismos vicios que campean en otras áreas de la vida. En otras palabras, el fraude a la ley, pero sobretodo a nuestra comunidad cunde como una plaga. No hay otra manera de entender que una persona puede engañarse a sí misma presentando un trabajo de investigación como propio.

¿Hay una manera de evitar que esto siga ocurriendo? Desde luego, la solución es sencilla, pero requiere de un alto compromiso personal y social en cada una de las personas. Sí, sin duda hay software que nos permite identificar el plagio. También hay lectores y revisores de las tesis. Sin embargo, en mi opinión lo fundamental es que que cada uno de nosotros nos hagamos responsables de nuestros actos y seamos honestos. Al final, el engaño no se queda en los demás sino en nuestra propia vida.

Leave feedback about this