noviembre 26, 2022

Rusia comienza nuevos objetivos en Ucrania mientras Europa teme por el suministro de gas

Moscú, Rusia/ 20 de julio de 2022. – Las autoridades ucranianas afirman que los militares rusos han intensificado los ataques a larga distancia sobre objetivos alejados del frente, matando a un gran número de civiles. Moscú dice que está atacando objetivos militares.

El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, afirma que Rusia ha disparado más de 3.000 misiles de crucero e innumerables proyectiles de artillería durante los cinco meses de conflicto.

El fin de semana, Zelenski suspendió al jefe de seguridad del país y a su fiscal general, diciendo que no habían purgado a los espías rusos de sus organizaciones.

A pesar de su revelación de la penetración rusa en el Servicio de Seguridad de Ucrania (SBU, por sus siglas en ucraniano), responsables estadounidenses dijeron el lunes que Washington seguirá compartiendo la información de inteligencia que, según EEUU, Kiev utiliza para responder a los ataques de Moscú.

Esta semana podría ser fundamental para los países europeos preocupados por el impacto de la guerra y las sanciones en el suministro de gas.

Rusia tiene previsto reabrir su principal gasoducto a Alemania, Nord Stream 1, en los próximos días tras sus labores regulares de mantenimiento, pero los europeos temen que Moscú pueda mantenerlo cerrado.

La empresa rusa Gazprom, que opera el gasoducto, ha comunicado a los clientes europeos que no puede garantizar el suministro de gas debido a circunstancias «extraordinarias», según un documento consultado por Reuters, subiendo la apuesta en un pulso económico con Occidente.

BOMBARDEOS INTENSOS

En Odesa, un ataque con misiles rusos hirió al menos a cuatro personas, quemó casas y prendió fuego a otras, dijo Oleksii Matsulevych, portavoz del Gobierno regional, en su canal de la aplicación de mensajería Telegram.

Tropas rusas atacaron Mikoláiv con proyectiles de racimo el lunes, hiriendo al menos a dos personas y dañando ventanas y tejados de casas particulares, dijo el alcalde de la ciudad ucraniana, Oleksandr Senkevich, en una publicación en redes sociales.

Más de 150 minas y proyectiles fueron disparados en la región de Sumy, dijo en Telegram el jefe de la administración militar regional de Sumy, Dmytro Zhyvytskyi.

«Dispararon morteros, cañones y cohetes de artillería. Los rusos también abrieron fuego con ametralladoras y lanzagranadas», dijo.

Kiev espera que la guerra se encuentre en un punto de inflexión, ya que Moscú ha agotado su capacidad ofensiva en la toma de algunas pequeñas ciudades en el este, mientras que Ucrania dispone ahora de armas occidentales de largo alcance que pueden golpear tras las líneas rusas.

Kiev ha enumerado una serie de ataques exitosos contra 30 centros logísticos y de munición rusos, que, dice, están paralizando a los soldados rusos, dominadas por la artillería, que necesitan transportar miles de proyectiles al frente cada día.

En una publicación en la red social Facebook del lunes, el máximo comandante militar de Ucrania, el general Valery Zaluzhny, acreditó que los sistemas avanzados de cohetes de largo alcance suministrados por Estados Unidos, conocidos como HIMARS, ayudaron a «estabilizar la situación» mediante «importantes ataques a los puntos de mando del enemigo y a los almacenes de munición y combustible».

Rusia dijo el lunes que su ministro de Defensa, Serguéi Shoigu, ordenó a los mandos militares que se concentren en destruir los cohetes y la artillería suministrados por Occidente a Ucrania.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea acordaron el lunes proporcionar a Ucrania otros 500 millones de euros (504 millones de dólares) en fondos para armas, elevando el apoyo del bloque a 2.500 millones de euros desde que Moscú invadió el país el 24 de febrero.

En el sur, Ucrania prepara un contraataque para recuperar la mayor franja de territorio tomada desde la invasión. Ucrania informó de la destrucción de sistemas de misiles, comunicaciones, radares, depósitos de munición y vehículos blindados rusos en ataques en la región meridional de Jersón.

En el este, las fuerzas ucranianas se retiraron a principios de julio de Luhansk, una de las dos provincias que Rusia reclama en nombre de sus aliados separatistas.

Kiev afirma que Moscú está planeando otro asalto para capturar la última zona en poder de los ucranianos en la vecina provincia de Donetsk.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dice que su invasión de Ucrania es una «operación militar especial» para desmilitarizar al país vecino y erradicar a los que denomina «peligrosos nacionalistas». Kiev y Occidente lo califican de intento de reconquista de un país que se liberó del dominio de Moscú en 1991.

Reuters.

Leave feedback about this