octubre 5, 2022

Tapatíos vuelven a llenar el Centro por el Grito de Independencia

Vestidas de verde, blanco y rojo; con sombreros, rebozos y moños; el rostro pintado y con grandes sonrisas mientras ondeaban la bandera nacional, ayer miles de personas acudieron al Centro de Guadalajara para disfrutar de las celebraciones por el 212 aniversario del inicio de la Independencia de México luego de dos años de pausa por la emergencia sanitaria por el COVID-19.

Una vez más la cruz de plazas (de la Liberación, de la Rotonda, de Armas y Guadalajara) se llenó de color con los festejos patrios, que estuvieron engalanados por el ballet folclórico de Guadalajara, cuyos integrantes zapatearon por las calles del primer cuadro tapatío “El son de la negra” y “Guadalajara, Guadalajara”, piezas que fueron entonadas por el mariachi que amenizó desde el escenario ubicado frente al Teatro Degollado.

Ni la lluvia detuvo el regreso del Grito de Independencia en la presencialidad
“Lo que esperaba ver en este Grito de Independencia era la alegría de la gente, volver a celebrar después de estos dos últimos años que no se pudo”, dijo Nicolás Vivián, quien viajó acompañado de su familia y amigos desde Chicago, Estados Unidos, donde vive desde hace 40 años.

“Dios dirá si me desmayo de emoción”, contó Margarita Bautista, de 83 años, que les respondió a sus hijos cuando le preguntaron si aguantaría el trajín. Ella acudió con su hijo menor, su nuera y su nieto.

“Con dinero y sin dinero, hago siempre siempre lo que quiero, y mi palabra es la ley… no tengo trono ni reina, ni nadie que me comprenda, pero sigo siendo el rey”, cantaron las personas al pie del balcón del palacio de Gobierno, en espera de que el gobernador de Jalisco diera el Grito de Independencia.

Ni siquiera la lluvia hizo que se perdieran los ánimos entre los casi 75 mil asistentes que estuvieron en el corazón de la ciudad, según cifras de la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos Jalisco (UEPCBJ).

“Después de dos años de tener esta plaza vacía, hoy volvemos a reunirnos para recordar a las mujeres y hombres que nos dieron patria y libertad”, comentó el mandatario estatal antes de dar las tradicionales campanadas.

La noche se cerró con el concierto de Pepe Aguilar.

Tapatíos resisten aguacero para ver a Pepe Aguilar

Por seguridad y obras, resaltan que cada vez más personas visitan y acuden al primer cuadro de la ciudad. EL INFORMADOR/A. Camacho
Regresan a celebrar las fiestas patrias a un Centro renovado
Nicolás voló desde Chicago, Estados Unidos, para vivir por primera vez en Guadalajara el regreso de las celebraciones por el Grito de Independencia.

Dijo que lo hizo acompañado de su esposa Erin, oriunda de esta ciudad, para que ella pudiera vivir nuevamente la experiencia de festejar las fiestas patrias en su tierra natal, y porque la historia de la Perla Tapatía es símbolo de la mexicanidad.

Para Erin, lo más bonito fue ver cómo ha cambiado la ciudad y su Centro Histórico en los últimos años, permitiendo que las familias se reúnan y disfruten de él, especialmente después de la pandemia ocasionada por el COVID-19, que obligó a suspender los festejos patrios por dos años.

Margarita Bautista fue otra de las miles de personas que se dieron cita para disfrutar nuevamente de las celebraciones.

La mujer, de 83 años, asistió acompañada del brazo de su nieto Luis Campos, mejor conocido como “El Tornado” en el mundo boxístico, así como de su hijo menor, con la emoción de poder ver y oír cantar a Pepe Aguilar. “Estoy muy alborotada la verdad”.

Para ella, el regresar a la presencialidad de esta celebración le trajo alegría y nostalgia, pues recordó cuando acudía de la mano de sus nueve hijas e hijos pequeños, quienes ya están casados y hasta con nietos, como el caso de Luis.

“Todavía tengo el espíritu alegre, ganas de cantar, de reír. Yo nací el día de los Niños Héroes de Chapultepec, tengo el espíritu muy alegre, traigo la música por dentro”, contó Margarita.

“Yo me siento muy contento y agradecido también con Dios de permitirnos un año más aquí en esta tierra mexicana, y para mí es un orgullo portar estos colores. Espero ver una bonita noche mexicana, a Pepe Aguilar y sobre todo los fuegos artificiales”, agregó Luis.

También Natalia, quien asistió a estas celebraciones con su familia, para que sus hijas Lía y Mía vivieran la experiencia por primera vez en su vida. Para ella, el asistir la llenó de emoción y alegría.

“El mexicano es de ambiente. Se siente la verdad la raíz, bien padre. Me siento contento. Aparte se vio muy organizado todo. Años atrás era esto un desorden, ahora estuvo algo muy tranquilo, a gusto, muy familiar, mucha vigilancia”, añadió David, papá de las niñas.

Leave feedback about this