diciembre 9, 2022

¿Te cuesta trabajo ahorrar dinero? Aquí 8 métodos que te ayudarán a hacerlo más fácil

Típico, recibes un dinero, ya sea del pago de tu nómina o si tienes un negocio propio, del pago que te hizo algún cliente por un servicio ¿Qué es en lo primero que piensas cuando el dinero llega a tus manos? ¿Invertirlo para generar más ganancias? ¿Acudir a las rebajas en tu tienda favorita? ¿Comprarte el celular de última tecnología?

Es importante que si nunca has ahorrado, comiences a hacerlo, ya sea para cumplir tus metas o para una emergencia.

Nadie dijo que era sencillo, pero si comienzas de poco a poco, tarde o temprano serás capaz de ahorrar grandes cantidades, y podrás dormir sin preocupaciones, sabiendo que pagarás tus deudas, pero que también, tienes un ahorro asegurado, para cualquier emergencia o, para tu futuro.

Te compartimos las siguientes técnicas, con las que podrás aprender a ahorrar en casa de manera sencilla.

-Método Kakebo
Kakebo es un libro de contabilidad y finanzas, que había en cualquier establecimiento o negocio. En él se separan gastos e ingresos, y distintas partidas.

Dicho método consiste en anotar, primero, los gastos e ingresos fijos (nómina, agua, luz…) para saber, al inicio de cada mes, cuánto dinero nos quedará disponible para el resto de desembolsos. Posteriormente, cada vez que se haga algún gasto, se debe anotar en el día y la sección que corresponda: ropa, alimentación, caprichos, ocio o cultura.

Hay que ser constantes y no dejar nada sin registrar, por mínimo que sea el gasto. Al apuntar todo, saltan a la vista todos los gastos excesivos, que serán los que tengas que eliminar para ahorrar de manera eficaz.

-Método ALP
Dicho método consiste en apartar lo primero y se basa en que nada más recibir el ingreso principal (nómina, pensión, etc.), se destine cierta cantidad de dinero para el ahorro y se viva con el resto durante todo el mes. El cerebro de inmediato, comenzará a buscar soluciones para sobrevivir con lo que queda en la cuenta tras retirar esa cantidad.

Para poder realizar correctamente este método se debe analizar cuánto dinero se ingresa cada mes cuánto se gasta y en qué. Conviene hacer dos columnas y colocar en una los gastos necesarios y en la otra, los gastos «de capricho». Posteriormente, hay que sumar todo lo que se haya incluido en la columna de «gastos porque queremos» y retirar esa cantidad de la cuenta corriente el primer día de cada mes para evitar tentaciones.

-El reto de las 52 semanas
El reto consiste en poner dinero durante 52 semanas en una lata, bote, frasco o caja. Por lo que cada semana deberás ingresar la cantidad de dinero equivalente al número de la semana que toca.

Se trata de una forma de ahorro por semana, progresiva y constante. Cabe señalar que deberás esforzarte para encontrar la manera de prescindir de algunos gastos.

-Método de ahorro Harv Eker
En el libro ‘Los Secretos de la Mente Millonaria’, Harv Eker presenta un sencillo sistema para repartir los ingresos en porcentajes y así poder ahorrar. Debes guardar tus ingresos cada mes de la siguiente manera:

55 % destinado a necesidades básicas: casa, agua, alimentos…
10 % para ahorro: este dinero no se puede tocar para nada.
10 % para formación: libros, material de oficina, cursos, exposiciones, etc.
10 % para inversiones a largo plazo: gastos más grandes que harás en el futuro, como sacar el permiso de conducir, un viaje familiar o renovar los muebles del salón.
10 % para invertir en ocio o algún capricho.
5 % para donativos.
Así podrás ahorrar sin renunciar a ciertos gustos, incluyendo el crecimiento personal y la ayuda a los demás.

-Método de los sobres
Dicho método está basado en una técnica que tiene cerca de 80 años, pero sigue siendo eficaz. Hay que reunir todo el dinero en efectivo y hacer cuentas de los gastos que se tendrán ese mes.

Una vez que se sabe ya cómo se deben dividir los ingresos, deberás tener a la mano varios sobres, marcando cada uno con el gasto destinado a esa necesidad y poner allí la cantidad necesaria.

Y ya organizado y distribuido el dinero en sobres, sabrás cuánto dinero tienes disponible para otros gastos menos importantes. De esa cantidad, deberías apartar el 10 % y no tocarlo (cantidad que dejarás para ahorrar).

Una vez que se sabe ya cómo se deben dividir los ingresos, deberás tener a la mano varios sobres. Foto: Pixabay

-Método 50/30/20
Dicho método de ahorro podría sonar complicado, pero es un sistema efectivo y sencillo. Se trata de utilizar tus ingresos mensuales dividiéndolos del siguiente modo, en porcentajes:

50 % para tus necesidades primarias.
30 % para darte un capricho.
20 % para destinar al ahorro.

-Método tradicional: llenar tu alcancía
Este método es uno de los más sencillos y se trata de meter dinero en una alcancía. Puede ser un método antiguo, pero resulta eficaz sobre todo para los jóvenes. El dinero recaudado en la alcancía no renta nada, pero el ponerlo allí es el primer paso para adentrarse en el hábito de ahorrar.

Una buena idea de ahorro consiste en meter en ella la vuelta o el cambio, esas monedas que sobran después de hacer las compras.

-Método clásico: abrir una cuenta de ahorro
Cuando guardas tu dinero en una alcancía y este vaya creciendo, deberás ingresar lo ahorrado a una cuenta, donde tu dinero crecerá.

Si no tienes planes inmediatos para gastar el dinero ahorrado, vale la pena contratar un depósito.

Errores más comunes al momento de ahorrar
*No contar con un objetivo de ahorro:
El contar con metas claras hace más sencillo la tarea de ahorrar. Si no existe un objetivo claro, es más fácil que gastes tu dinero en artículos y servicios innecesarios.

*Guardar lo que sobra a fin de mes:
Lo ideal es retirar el dinero destinado al ahorro antes, no después. Y vivir con lo que nos queda.

Utilizar parte del ahorro y pensar reponerlo después: Muchas veces surge alguna emergencia y, en lugar de retirar del dinero disponible, recurres a la alcancía. Siempre tienes la intención de devolverlo después, pero en raras ocasiones se repone. ¡Esto es un grave error! El dinero destinado al ahorro debe ser intocable.

*Gastar dinero en cosas innecesarias:
Conviene que evites comprar ropa de más, el último celular que acaba de salir al mercado… hay que frenar las compras impulsivas.

*Comprar envasado:
Adquirir fruta, carne, arroz, etc. envasado supone un gasto añadido. Si compras a granel, te saldrá más barato. No solo tendrás las cantidades que necesitas y no tirarás alimentos u otros productos.

*No ser disciplinado:
Para lograr ahorrar hay que ser disciplinado, además de tener capacidad de sacrificio y renunciar a muchas cosas a las que estamos acostumbrados.

¿Es importante contar con un fondo de emergencia?
Una vez que has logrado el objetivo de ahorrar, debemos destinar una parte de este a constituir una reserva de dinero. Esta solo se utilizará en caso de emergencia. Así, contar con un pequeño «colchón» es esencial sobre todo para:

Afrontar sin problemas los imprevistos.
Evitar pedir préstamos. Así, no recurriremos a endeudarnos.
¡Así que ya lo sabes! Es importante que aprendas a ahorrar desde joven, pensando en que algún día serás una persona de la tercera edad y que el dinero que percibes en estos momentos, no lo tendrás en la vejez, por lo que deberás asegurar tu futuro.

Leave feedback about this