octubre 4, 2022

Venta de Banamex ‘se pone difícil’ por peticiones de AMLO

Al parecer, hay un solo tema real de conversación en los círculos bancarios mexicanos hoy en día: la oferta muy pública de Citigroup para vender su unidad local Banamex.

La venta marcaría el mayor acuerdo de fusiones y adquisiciones en años en México, un mercado que ha estado moribundo durante la mayor parte de este siglo. Lo que explica por qué en reunión tras reunión, en C-suites y cafés de esquina, la discusión invariablemente giró rápidamente hacia Banamex la semana pasada.

Todos tienen algún dato candente sobre el último giro o vuelta en el proceso, ahora ocho meses desde el anuncio, y todos, independientemente de lo que puedan pensar, están de acuerdo en una cosa: el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, lo está poniendo muy difícil para Citigroup para conseguir un precio incluso vagamente cercano a los 12 mil 500 millones de dólares que pagó por el banco hace dos décadas.

Aunque el gobierno no tiene participación en el banco, AMLO ha ventilado públicamente una demanda tras otra del posible comprador, desde la prohibición de despidos hasta la preferencia por un comprador local en lugar de extranjero. Y la necesidad de preservar una colección de arte históricamente importante que posee Banamex.

Estas cosas pueden tener sentido desde el punto de vista de la política pública, al menos para algunos, pero para el equipo de banqueros de Citigroup encargado de obtener el precio más alto posible para la franquicia más valiosa del banco en América Latina, las demandas se han convertido en un dolor de cabeza.

Claro, los nuevos propietarios pueden ignorar las súplicas de AMLO una vez que asuman el control, pero lo hacen bajo su propio riesgo. Su administración ha mostrado voluntad de aumentar la presión sobre las empresas que la desafían. El precio de compra final, coincidieron todos los banqueros, tendrá que descontarse para tener en cuenta sus demandas.

Cuando se le preguntó qué pasaría si el comprador no hiciera caso a las llamadas del presidente, un portavoz del gobierno se negó a comentar. Los funcionarios de prensa de Citigroup también se negaron a comentar más allá de la última declaración pública del banco sobre la venta que pronunció la directora ejecutiva Jane Fraser a mediados de julio. Lo hizo sonar como si el acuerdo final aún estuviera muy lejos.

Venta de Banamex: ¿Por qué Carlos Slim se bajará de la puja?
Venta de Banamex: ¿Por qué Carlos Slim se bajará de la puja?
“Todavía es muy temprano en este proceso, así que cuando tengamos noticias para usted, obviamente se las comunicaremos rápidamente, pero aún es pronto”, declaró Fraser en una conferencia telefónica. “Es demasiado temprano en el proceso aquí para especular, pero hasta ahora todo bien”.

Este tono le ha parecido extraño a la comunidad bancaria mexicana. En privado, se preguntan por qué no hay un mayor sentido de urgencia para avanzar en la venta. Para ser justos, ha habido algunos avances. Múltiples inversionistas ahora han surgido como postores para el banco: Grupo Financiero Banorte, Grupo Financiero Inbursa de Carlos Slim, el magnate minero Germán Larrea y Grupo Financiero Mifel.

La fábrica de rumores produce nuevos chismes todos los días sobre la venta, con un columnista declarando muerta la oferta de Slim, mientras que otro la revive al día siguiente. Una última versión tiene a uno de los administradores de activos más grandes del mundo potencialmente asociándose con Mifel.

Durante una de sus conferencias de prensa diarias que duran más de dos horas, AMLO también dijo que le presentaron propuestas para que el Estado compre una participación del 51 por ciento en Banamex y la administre con socios privados. Dijo que no lo consideró seriamente.

El Banco Santander de España también había estado en la caza, pero su oferta, que según se informa rondaba los 6 mil millones de dólares, fue rechazada. Eso al menos hizo feliz a AMLO. El único banco extranjero que había expresado interés estaba fuera de la competencia.

Leave feedback about this